domingo, 8 de mayo de 2022

Lobisón – Ginés Sánchez

Una foto donde podemos ver media cara de un lobo, el título del libro que también coincide con “lobo”: “Lobisón”, una palabra que yo no conocía. La RAE nos da una definición sencilla: hombre lobo. Y estas son las pistas iniciales para la primera novela de un autor cuya vida tiene infinitas caras.

La novela nos habla de una familia y, a pesar de las características particulares de esta, nos habla de todas las familias. Las relaciones entre hermanos, sobre todo cuando alguien de la familia es especial y necesita cuidados especiales, como esta responsabilidad condiciona a algún miembro de la familia, cuando no a todos.

No he sido capaz de identificar la época en la que está ambientada la historia, diría que este siglo XXI, pero también podría ser finales del anterior. Cuando oigo “hombre lobo” no puedo evitar pensar en la noche y en transformación. Esta novela tiene como protagonista a Adrián, un niño, un adolescente quizás, que nos cuenta la historia de su familia, un niño que curiosamente no puede hablar ahora, pero que si nos habla a nosotros, de esa forma como se cuentan las historias de forma oral, los tiempos verbales en pasado, frases como “y él decía” “y yo le decía” y sobre todo “y entonces”, de haber tenido el libro en formato electrónico hubiera sido curioso contar cuantas veces aparece la palabra “entonces”.

Adrián, el séptimo hijo de un séptimo hijo. Una herencia que se transmite a los séptimos hijos, la de ser “Lobisón” y así sucede aquí, o al menos eso se transmite a lo largo de la historia que nos cuenta Adrián, más que una historia, nos cuenta el día a día de él y Zenón, su hermano que se ha hecho responsable de él. Nos habla de como ve él el mundo, de como ve a los demás, de como los humanos, en ocasiones, nos gusta poner a prueba al diferente, de como en esta prueba, a menudo el que pone a prueba sale perdiendo, sobre todo cuando es una cuestión de fuerza. En de Ratones y Hombres de Steinbeck tenemos otro ejemplo.

Una historia curiosa, no es la típica de hombres lobo, es un día a día de alguien que vive al día, de la historia familiar, de esa forma que se cuenta poco a poco, conforme algo del hoy nos trae un recuerdo del pasado.

También encontramos partes de la novela donde es Zacarías Zárate, el padre de Adrián, el que nos habla, mejor dicho, el que escribe a su hijo Celestino y así podemos completar la historia con otro punto de vista.

Una novela curiosa, por la historia y por la forma de contarla. Una novela curiosa donde, de fondo, también se habla de esquizofrenia y se habla de autismo. Donde se habla de la educación que recibe cada uno según ideas preconcebidas.

Adrián, me decía el Zenón, ven, que te lea tus tebeos. Y entonces yo se los llevaba y él me los contaba mucho rato hasta que venían los coches con los muchachos y que el Zenón se levantaba y se ponía a hacer negocios con ellos. Y eso pasaba muchas veces y el Zenón siempre se reía.

domingo, 24 de abril de 2022

Nos vemos allá arriba – Pierre Lemaitre

El club de lectura de Espinardo nos lleva a la Gran Guerra con Pierre Lemaitre. Empieza la novela de forma impactante, estamos en los últimos días del conflicto, un armisticio está en el aire, sin embargo, la muerte de 2 compañeros supone reactivar la lucha, la lucha por la cota 113 que lleva a Henri D'Aulnay-Pradelle a ser considerado un héroe de guerra y a Édouard Péricourt y Albert Maillard a poner su vida en manos del otro. Un inicio que condicionará el futuro de nuestros protagonistas. Un libro que nos habla de lo que ocurre una vez acabada la guerra, de los que sobreviven, de las secuelas físicas, de las secuelas psíquicas, de lo difícil que es gestionar la vuelta a casa incluso para los “ganadores”. Un libro que nos habla de los que han fallecido en el frente, tantos y tantos cuerpos a los que hay que dar una sepultura digna. Y sobre todo nos habla negocios, también de aquellos donde el dolor de los demás está presente, precisamente sobre ellos, nos habla de dinero, de todo lo que se puede llegar a hacer por dinero, tanto por mucho, como por poco, más aún nos habla del poder, de los favores debidos. Nos habla de amistad, de responsabilidad, de un padre que se reconcilia con un hijo muerto en la guerra. Nos habla también de como la vida sigue a nuestro alrededor, de los giros que puede dar, como tantas veces estamos cerca de alguien conocido sin percatarnos. Nos habla de justicia, en forma de funcionario del gobierno.

Una historia donde conocemos más que los personajes, pero no tanto como para averiguar que pasará en la próxima página. Volver de una guerra no es fácil, no es fácil para los que allí lucharon, no es fácil para los que quedaron, no es fácil para un país que ha perdido a tantos de sus jóvenes.  


 

Del mismo autor en el blog:

Rosy & John – Pierre Lemaitre

Tres días y una vida

domingo, 10 de abril de 2022

Un amor – Sara Mesa

Tenía muchas ganas de leer a Sara Mesa y la oportunidad ha llegado con El club Escuela de Mandarines y Un amor.

Nat llega a La Escapa para iniciar una nueva vida, allí alquila una casa por un precio bastante barato, pero que tiene problemas de habitabilidad. Es difícil hacer de ella un hogar. El casero, un tipo poco amigable que vendrá cada mes a cobrar el alquiler, le da un perro sin nombre, uno que lo ha pasado mal y que difícilmente se acerca a los humanos. Sieso es precisamente el nombre que le pone Nat por su comportamiento. Un perro que no sabe si está vacunado, ni ningún otro dato previo que pueda ayudar a una mejor relación. Nat va conociendo al resto de habitantes de este lugar bastante inhóspito y ese es su día a día: Hacer un hogar de una casa alquilada por poco dinero, traducir que en esto consiste el trabajo para esta nueva vida a la que llega intentando romper con su pasado, relacionarse con los vecinos a pesar de que no sea su prioridad, sobre todo con Peter que será el que le ayude a conocer este lugar, los vecinos.

El libro nos lleva de la mano por la vida de Nat en este lugar inhóspito, sobre todo por la casa, una casa llena de goteras que descubrirá con las primeras lluvias, por el polvo que se cuela por cada rendija, por los vecinos, un lugar cerrado donde Nat es una extraña que no conoce las costumbres, por Sieso, un perro que tendría que hacerle compañía y que difícilmente interacciona con ella. Y Nat inicia una relación, quizás la que da nombre a la novela, una relación también inhóspita, sorprendente y no solo por sus inicios, como todo en este libro que yo denominaría claustrofóbico. Una relación que la lleva a no pensar en otra cosa, a condicionar su vida, a convertirse en alguien que difícilmente vemos en la figura femenina de una pareja. Sin embargo, es Peter, quien, desde el principio, se convierte en un amigo que le ayuda con las reglas del juego, un juego es lo que parece este lugar. Un Scape Room que no se le da muy bien a Nat. Un Scape Room donde Sara Mesa nos introduce y nos lleva a pasarlo mal, mal con esta historia que se complica conforme avanzan las páginas, que se complica con los miedos que origina este lugar, La Escapa, lugar y lugareños donde Nat, a la que no le ata nada a ese lugar, permanece conforme pasa el tiempo. Un amor, donde es difícil creer que ocurran tales adversidades. Quizás un lugar donde ocurre aquello que pensarías que nunca te pudiera pasar a ti. ¿Decidir es suficiente?

domingo, 27 de marzo de 2022

Rosa candida – Auður Ava Ólafsdóttir

Una de las primeras lecturas reflejadas en este blog fue La excepción de esta autora islandesa, autora que vuelve ahora gracias al club Te leeré miércoles con Rosa candida, una novela que incluye un viaje iniciático, un joven en un momento crucial de su vida, apostar por recuperar la mayor rosaleda que recogen los libros antiguos frente a ir a la universidad como le gustaría a su padre octogenario. Rosaleda ubicada en un monasterio en un lugar del que no sabremos el nombre ni dónde se encuentra se encuentra, un lugar recóndito que precisa varios días de viaje. Arnljótur, natural de Islandia, donde la lava y el musgo son protagonistas, llega al continente, suponemos que a algún lugar de Europa, donde tendrá que aprender el idioma y nuevas costumbres. Gemelo de un hermano autista, que junto a su padre, que tiene que aprender a cuidar de todo y todos, quedarán en Islandia, ambos serán un anclaje en su vida, la familia siempre protagonista. Una familia que acepta la vida tal como viene, que vive el presente a pesar de los contratiempos. Una madre que ha fallecido recientemente en un accidente de tráfico, madre con la que compartía el amor a las plantas gracias a un invernadero convertido en lugar idílico. Arnljótur, se preguntará sobre su cuerpo y sobre la muerte mientras llega al monasterio llevando, al lugar con mayor número de clases de rosa, esquejes de una de ocho pétalos, sin espinas que lo une a su madre, al invernadero que permitía la vida de especies de otras latitudes.

Y Flora Sol, su hija de casi siete meses, que también queda en Islandia, pero que llegará junto a su madre, a este recóndito lugar para compartir unas semanas, las necesarias para que la madre genetista finalice su tesina, las suficientes para convertir a Arnljótur en un padre. Todos viviendo el presente y descubriéndose a sí mismos. Joven que conseguirá que la rosaleda recupere su esplendor, un presente constante que parece sencillo de vivir, mientras el padre Tomás disfruta de sus películas de video donde encuentra respuestas a todas las preguntas.

Un libro escrito en capítulos cortos que dan mucha agilidad a la lectura. Un protagonista que me ha llamado mucho la atención por su vida en presente continuo. Una novela optimista, sencilla, abierta a un fondo complejo que queda en manos del lector.

 

Malpaís: Campo de lava reciente, con una superficie tortuosa, estéril y árida.

De la misma autora en este blog:

    La excepción.

domingo, 13 de marzo de 2022

Mi cuerpo será camino – Alba Saura

Hoy nos vamos al teatro. Una obra que nos habla de emigración, de la que realizaro, de la que realizan los españoles. Una obra que nos habla de la nostalgia de la tierra, del mar, de los que quedaron. Una obra que nos habla del desarraigo. Más de un siglo desde Ginés que emigra a Buenos Aires a finales del XIX y Laura que emigra a Münich a principios del XXI. Historias de familia, de los que marcharon y crearon una familia en un país “extraño”, de los que marcharon solos y siguieron cuidando de la familia en la distancia, de los que volvieron pronto, de los que piensan que volverán. De aquellos que emigraron a la ciudad, no cambiaron de país y, sin embargo, marcharon lejos también. Una obra que habla de nosotros, de un país de emigrantes. Que habla de esa distancia que no se mide solo en kilómetros, de aquellas cartas, de esa videoconferencia que hoy resulta tan fácil y económica de hacer.

6 actores que interpretan a multitud de personajes en una obra muy dinámica que tiene también a la música como protagonista, la música que nos trae esos recuerdos de otro tiempo, de otro lugar. Del Mediterráneo de Serrat y de todos, la añoranza de En tierra extraña de Concha Piquer, esa música que acompaña tantas horas que llegan a pasar tan despacio, esa música que nos trae las palabras que no podemos compartir ahora.

Una historia que forma parte de cada uno, múltiples historias que se convierten en una sola, una obra que lleva el ritmo de ahora para contar la historias de todos, las de siempre.

 

domingo, 27 de febrero de 2022

La memoria del árbol – Tina Vallès

Es difícil no desvelar el final de este libro y yo no lo he conseguido, al contrario, final que no se encuentra en las últimas páginas, sino en cada una de ellas. La forma, el como trata los sentimientos, el tacto de los protagonistas son fundamentales en esta novela, esta parte si que queda en la novela a pesar de conocer los hechos. Un libro de capítulos cortos, muy cortos, muy dinámico que nos trae los primeros signos del Alzheimer desde los ojos de un niño. Los cambios que se producen en casa, en él mismo, ante la aparición de la demencia del abuelo. Pero, sobre todo, lo que nos trae es esa relación abuelo-nieto entrañable que siempre debería existir, nos trae el proceso de aprendizaje de un niño, de como aprende el mundo de los adultos, de como aprende de los cuentos y las fábulas, de como se gestan los recuerdos, de como los cambios que se producen en el día a día significan cosas y qué cosas.

-¿Puedo ponerme contento?

Lo cotidiano que se trastoca, lo que transmiten los adultos a pesar de que Jan piensa que la nueva situación tendría que ser una fiesta. Esas largas conversaciones de mamá y la abuela en la cocina. Y de fondo, una relación especial del abuelo con los árboles que pretende transmitir a su nieto.

-¡Lo vi en una foto!

-Las fotos van muy bien para recordar…

-Pero de tu sauce llorón no tienes ninguna ¿verdad?

-No. Y mejor.

-¿Mejor?

-Así lo recuerdo como quiero.

Y ese recordatorio de lo que conoce cada generación, de lo que es nuevo para cada uno, de lo que transmitimos y de lo que transmiten otros. Nos habla de las diferencias entre el campo y la ciudad, de los viajes de uno a otra, de esas relaciones que se mantienen a pesar de los años, de como las manos no podían estar ociosas. De como se gestionan las adversidades. De la vida.