sábado, 13 de agosto de 2016

Intemperie – Jesús Carrasco



Un libro que me recomendó una amiga sin contarme de que iba. Un libro que me regaló otra amiga, le comenté que quería leerlo. Y si las bicicletas son para el verano Intemperie  posiblemente no. Un libro con el que he sufrido, un libro que habla de sequía, de la real y de la de una vida. De una época indeterminada de nuestra historia, no excesivamente lejana. De una época muy presente en muchos pueblos de interior. Un libro que habla de compromiso aún con un desconocido y de poderes injustificados. Un libro que habla de crecimiento. Y, sobre todo, un libro que habla de supervivencia.

Un libro que cuenta de forma detallista y fabulosa las dificultades por las que pasa un niño que se escapa de casa. Lo importante de tener a alguien que te enseñe lo que necesitas para seguir adelante, aunque serás tú mismo el que tendrás que hacerlo tuyo. Y sobre todo las dificultades por las que se puede pasar en condiciones extremas, en un mundo rural, que quizás muchos viéramos como hostil, un mundo que puede estar desapareciendo o quizás renaciendo.

Me ha parecido curioso volver a ver a la cabra como animal que ayuda al humano en zonas desérticas, una imagen que vi hace tiempo en una película y que no he llegado a olvidar. Lo importante que puede llegar a ser la leche que proporciona, un animal superviviente por naturaleza.

Durante todo el libro he deseado que apareciera algún río, algún cauce de agua al que pudiera acceder el protagonista. ¡Qué lujo abrir el grifo y poder disponer de toda el agua necesaria! ¿Volveremos a valorarlo algún día?

Aún no sabía nada de lealtades ni del tiempo que pasa entre los seres y los cose con pespuntes cada vez más apretados.

10 comentarios:

  1. Quizá me decida más adelante. Ahora tengo mucho pendiente. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya nos contarás si finalmente lo lees. Un abrazo

      Eliminar
  2. No sé por qué la gente dice que hay libros que son para el verano y otros no. Tengo a mi lado el libro, que terminé hace una semana.

    Aún estoy estremecido, encantado de haberme topado con una de las mejores novelas de los últimos diez años. He leído que es una síntesis entre Delibes y Cormac McCarthy. No puedo estar más de acuerdo. Carrasco es un autor detallista, con un lenguaje muy preciso, terrible y conmovedor. Es Hobbes mezclado con los titulares más dolorosos de los telediarios.

    Yo lo recomiendo a todo el mundo, desde luego. En verano, en invierno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo con tu comentario totalmente. Es un libro impresionante aunque no sé si recomendaría a todo el mundo.
      La denominación de libro de verano no es que sea un piropo. Para mi son libros fáciles de leer y normalmente con historias alegres o al menos que llevan al optimismo, es cierto que no por ello es más fácil de escribir.
      Saludos

      Eliminar
  3. Yo la tengo en la lista desde hace tiempo y nunca llega el turno, pero creo que la disfrutaría.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo tenía esperando bastante tiempo. Me alegro de que haya dejado de ser uno de mis pendientes, aunque creo que tardaré en leer algún otro del autor. Saludos.

      Eliminar
  4. No sé bien por qué, pero es un libro que no me llama especialmente a pesar de que está gustando bastante...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo solo he leído buenas reseñas, sin embargo, no parece un libro que pueda gustar a todo el mundo, pero lo hace. Historia dura muy bien escrita. Besos.

      Eliminar
  5. Tengo ambos libros de Carrasco esperando su oportunidad. Tus líneas, Ana, sólo refuerzan mi curiosidad.
    Tu sentida reseña contiene una serie de reflexiones muy interesantes, seguramente disparadas desde tu lectura.
    Lo leeré en breve, prometo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lectura del libro ha sido intensa, me gustaría acercarme a transmitir como lo hacen algunos autores. Parece tan fácil... Supongo que ahí está lo magistral de un oficio: hacer que parezca fácil lo que desde luego no lo es.
      Ya nos contarás. Besos.

      Eliminar