domingo, 19 de febrero de 2017

Inés y la alegría – Almudena Grandes


La vida de Inés, una joven madrileña que queda en la casa de su familia en Madrid aquel verano del 36, con ella conoceremos la vida de tantos, de aquellos que perdieron una guerra, de aquellos que vivieron en sus cárceles, de aquellos que vivieron en el exilio aquella vida que no pudieron vivir en su tierra y con la que siguieron manteniendo la esperanza. Traiciones y lealtades también, por supuesto.

Y una historia de nuestra desconocida historia: la reconquista del valle de Arán en 1944. Días en los que parecía posible poder recuperar una España perdida para tantos. Unos días en los que Inés conoció a la que sería su familia para siempre y que conquistó con su energía y su buen hacer en la cocina. Y una cocina que será el centro de la existencia de tantos.
La historia de una España en el exilio y de intrigas políticas que hacían posible lo más grande y a la vez lo llevaban al fracaso.
Personajes reales entrecruzados con personajes de novela que bien podrían haber existido. Historias de superación en una época tan conocida y desconocida a la vez para todos. Episodio de una España que nos trae Almudena Grandes, esta historia contada desde el punto de vista de dos de sus protagonistas, Inés y también, Galán, un asturiano, que pronto tuvo que dejar su tierra y luchar en el extranjero, por sus ideas, pero sobre todo por una vida que no pudo ser de otra forma. Y un tercer narrador, necesario para conocer la historia real, pero que deseas que sea rápido contando aquella realidad para volver a la de Inés, Galán y todos los que forman parte de su vida ¿Comprendes?
Primero de los episodios de una Guerra Interminable, un gran homenaje a Benito Pérez Galdós. Muchas páginas que quedan cortas, personajes que ya forman parte de tu vida y que se echan de menos una vez desde la primera página, imagínate al leer la última. Historias de aquellos que tuvieron que vivir en el exilio pero también de aquellos que se quedaron, de aquellos con ideas políticas y de aquellos que solo querían vivir tranquilamente.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Sorteo tercer aniversario



Este 8 de febrero hace 3 años que publiqué mi primera entrada en Cuéntame algo… mejor, escríbemelo La reseña fue de El blog del inquisidor, una novela de Lorenzo Silva y con un título muy sugestivo que me decidió a embarcarme en esta aventura. Otra forma más de disfrutar de los libros. Y para celebrarlo llega el primer sorteo en el blog: La Estancia de Pedro Brotini, uno de los libros que mejor recuerdo me ha dejado de los leídos en este último año. La sinopsis dice así:

En el verano de 1816 tuvo lugar en Villa Diodati, a orillas del Lago de Ginebra, en Suiza, una reunión que pasó a la Historia de la Literatura. Confinados durante varios días a causa de una gran tormenta, los escritores Lord Byron, Mary Shelley y John Polidori, entre otros, se entretuvieron en contar y escribir relatos de terror. En ese lugar y durante aquellas noches nacieron novelas como Frankenstein o El Vampiro, el antecedente de Drácula… pero, tal vez, desaparecieron otras obras.
Doscientos años después, una anciana restauradora de muebles, viuda de un famoso bibliófilo, junto con la mujer que se encarga de cuidarla, antigua investigadora universitaria, emprenderán un viaje a través de la Historia para contestar a esta pregunta: ¿existió La Estancia, la mejor obra de la literatura de terror de todos los tiempos, o tan solo se trata de un mito?
 Una novela que habla del amor a los libros y de cómo es necesario creer que, ciertos sueños, pueden convertirse en realidad.


Varias historias entrelazadas, cada uno de los lectores disfrutando con una de ellas o con todas a la vez probablemente.


Bases del sorteo

- Se sortea un ejemplar en papel, de La Estancia de Pedro Brotini publicado en la editorial La Fea Burguesía
- El sorteo del libro está limitado al territorio nacional (España).
- El plazo para apuntarse termina el próximo día 25 de febrero. Al día siguiente se publicará el ganador.

Requisitos obligatorios:
1-     Tener un blog donde se publiquen reseñas de libros.
2-  Dejar un comentario en este post diciendo que participas y con la información necesaria.
3-     Ser seguidor de este blog (incluir enlace del perfil de Blogger).

Requisitos optativos:
+2 puntos por anunciar el sorteo en Twitter (adjuntar enlace).
+3 puntos por ser seguidor de Twitter de Cuéntame algo… @Cuenta_escribe, indicar el usuario.
+5 puntos por llevar el banner del sorteo a vuestro blog en un sitio visible enlazando esta entrada.
+1 punto por contar (bien) todos los puntos.

Espero que os animéis a participar.
¡Suerte!

domingo, 29 de enero de 2017

Aguas de venganza – Miguel Pajares



Este libro lo recibí desde el programa de La estación azul de Radio Nacional de España para participar en la sección de El Cambalache. Muchas gracias por la oportunidad de ser parte activa del programa, un programa que me gusta tanto.

Aguas de venganza de Miguel Pajares comienza con un primer capítulo impactante. Un ajuste de cuentas que supera con creces la imaginación de la mayoría. Y una nota “En memoria de Jimmy”. Y desde ahí, el autor nos presenta a los dos Mossos que serán los que imaginamos que llegarán a desentrañar el porqué de tanta crueldad. Un trabajador del consulado marroquí en Barcelona y su hijo, apenas nada más sobre este crimen. Primeras pistas que llevan hacía miembros de los cuerpos de seguridad del estado, dificultades añadidas que se unen a las diplomáticas y a la prensa, una noticia muy llamativa que busca alimentarse de respuestas rápidas.
Aparece un testigo que puede dar alguna luz sobre el fallecido, un trabajador del instituto legal de Barcelona, alguien que trae sus recuerdos para tratar de entender este crimen imposible.
Y con este crimen por resolver, los entresijos del mundo judicial y los distintos cuerpos de seguridad del estado, también los del país vecino: Marruecos. Sospechas y pistas débiles, nuevos casos de venganza que parecen consecuencia de la misma investigación.
Y vemos como Barcelona deja de ser ciudad protagonista de esta historia, serán Ceuta y Melilla, ciudades españolas en un continente tan lejano a pesar de su cercanía física, las que nos cuenten una historia que pasa cada día por nuestro lado, la de aquellos que quieren cruzar esa valla que los separa de un futuro desconocido, imaginado siempre mejor.
La historia contada por Aminata:

         Mi ciudad era fronteriza, entre el norte rebelde y el sur gubernamental.

O por Lamine:

         Yo no quería emigrar, pese a que mis amigos desaparecían uno tras otro.

La descripción del mundo del emigrante, del emigrante africano, del porqué de este éxodo, de cómo se desarrolla, de lo que se encuentran en España, no solo al llegar, también cuando ha pasado un tiempo. Y sobre todo de las dificultades para llegar, de los fracasos repetidos. Y a la vez, historias de superación, de compañerismo, de amistad y de aquellos que se quedaron por el camino.
Una novela para reflexionar, lamentablemente de actualidad, que ojalá fuera solo ficción.

domingo, 15 de enero de 2017

Cartas a una extraña – Mercedes Pinto Maldonado



De Mercedes había leído La última vuelta del scaife, un libro que me encantó, comentaba por aquel entonces que es un libro que deja huella, de aquellos en los que después de terminar su lectura los personajes siguieron conmigo durante muchos días, todavía me acuerdo de ellos en ocasiones. Después leí El escritor desahuciado, una novela por entregas con las que la autora nos obsequiaba cada domingo, y cuando dejó de llegar también la eché de menos.
Y en las estanterías de casa me esperaba Cartas a una extraña desde hace unos meses. Tenía muchas ganas de volver con las historias de Mercedes.

Enseguida me hice amiga de Berta, una chef londinense cuya madre acaba de morir y tiene que volver a Madrid, a su tierra, al lugar del que se fue hace 15 años y al que no había regresado, desde entonces. Historias del pasado que regresan, un pasado difícil que creía enterrado en lo más profundo de la memoria. Primeros capítulos que se viven con cierta angustia, la propia angustia de Berta cuando se remueve su pasado y van surgiendo tantos interrogantes.
En la revisión de ese pasado, reflejado en los rincones de la casa familiar, llega a un cajón, un cajón lleno de cartas sin abrir que traerán nuevas incógnitas a ese pasado que quería olvidar, a un pasado desconocido que quizás cambie toda su vida.
No puedo resistirme al mundo que se adivina a través de cualquier carta, así que cualquier novela que las tenga entre sus protagonistas tiene muchos puntos ganados conmigo. Y esta no iba a ser menos.
Sin embargo, como a mitad de la novela van surgiendo personajes, historias paralelas, acción… que hacen que la novela ya no parezca verosímil. Seguí leyendo pensando que habría algo después que hiciera que toda la historia encajara, me ha ocurrido en alguna que otra ocasión. Información que no tenemos como lector y que tampoco tiene la protagonista, pero que ahí está. Información que aparecerá en las páginas de la novela en el momento oportuno. En este caso, ¿dónde mejor que en una carta? En esa última carta que tanto se hace esperar, por ejemplo.
Yo he leído la historia en papel, sé que la novela tiene una edición con algunos cambios sobre la historia, pero no sé si es la mía y quizás esos detalles que yo echo de menos en la historia ya estén ahí.
Una bonita historia de intriga, con la que he disfrutado durante muchas de sus páginas, pero que no puedo decir que sea una historia redonda, al menos para mí.

De la misma autora en este blog:
 

sábado, 31 de diciembre de 2016

SARNA CON GUSTO Refranes, canciones y rastros de sangre - César Pérez Gellida


Este es el primer libro que leo de César Pérez Gellida, he visto muy buenas críticas de sus libros, así que cuando apareció en la estantería de novedades de la biblioteca no me lo pensé y me lo llevé para casa.

Una novela ambientada en Valladolid, el protagonista un inspector de homicidios: Ramiro Sancho y un lugar privilegiado para vivir un secuestro en la piel de cada uno de los implicados: 500 páginas de intriga.
Me costó mucho entrar en la historia, subcapítulos cortos, muy cortos en ocasiones, que te iban situando en los distintos escenarios: la comisaría de policía, la casa de los padres de la niña secuestrada, la del policía protagonista, algún lugar de la provincia de Valladolid donde tenían a Margarita, Bruselas… conforme avanzada por sus páginas es cierto que la historia te iba atrapando, era fácil interesarse por los personajes, aunque a veces solo nos daban algunas pinceladas y sobre todo querer confirmar si tendríamos ese final fácil de imaginar.
Me ha recordado a esas películas que ves después de haber leído el libro y piensas que se han dejado un montón de cosas por el camino, que cómo, alguien que no ha leído el libro, es capaz de seguir bien la historia. Sarna con gusto es una novela que llega después de una trilogía Versos, canciones y trocitos de carne con protagonistas en común. Creo que aquellos que leáis o hayáis leído primero la trilogía disfrutaréis más de Sarna con gusto, yo, en ocasiones, pensaba que me estaba perdiendo demasiados detalles, que no sabía como influía la historia de Augusto Ledesma en la investigación del secuestro, si la Congregación de los Hombres Puros me sacaría de alguna de las dudas que tenía desde las primeras páginas…
Interesante conocer un secuestro viviéndolo con los distintos implicados como en esta novela aunque me hubiera gustado que el autor hubiera profundizado más a algunos personajes, conocer un poco más su historia, entender mejor el porqué de algunas decisiones de los protagonistas, sobre todo los giros bruscos de personalidad de algunos de ellos. Algunos flecos que quedan colgando que imagino aclararé con otras entregas con este protagonista, Ramiro Sancho.

domingo, 18 de diciembre de 2016

Pequeñas infamias – Carmen Posadas


Una novela que ganó el premio Planeta en 1998 y que llega al club Escuela de Mandarines.
Empezamos con la muerte de un cocinero en una cámara frigorífica. Parece que Carmen Posadas se anticipara a su tiempo tan de moda que está hoy la cocina y la novela negra.

Tenía los bigotes más rígidos que nunca; tanto que una mosca podría haber caminado por ellos igual que un convicto sobre la plancha de un barco pirata. Sólo que no hay mosca que sobreviva dentro de una cámara frigorífica a treinta grados bajo cero: y tampoco Néstor Chaffino, jefe de cocina, repostero famoso por su maestría con el chocolate fondant, el dueño de aquel bigote rubio y congelado.

Una novela que habla de cocineros y donde se adivinan recetas si que tenemos, pero una novela negra no, y no es necesario, es bueno también salir de ese mundo donde siempre hay asesinatos truculentos. Tenemos una muerte y tenemos los días y momentos previos que llevaron a la misma. Durante toda la novela trataremos de averiguar cuales son las pistas que nos identificaran al asesino, no podemos evitar hacerlo, y lo haremos conociendo a todos los protagonistas, sus relaciones inesperadas y las vidas ajenas que siempre pueden parecer más interesantes que la nuestra, incluso más fáciles, al menos hasta que conocemos todos los entresijos.
Una novela que se adivina intensa, con un eje central muy llamativo: Néstor Chaffino cocinero conocedor de múltiples secretos inconfesable tras una larga vida entre fogones. Pero tenemos también una novela que languidece hacia la mitad para llevar a un final donde quedamos con bastantes preguntas sin respuestas.
Una novela donde veremos la importancia que puede tener una conversación aparentemente intrascendente. Donde podemos ver que puede ser fácil identificar determinados detalles aunque pensemos que no estamos dando suficiente información al contar secretos inconfesables y las consecuencias que ello podría tener.
Es fácil tener prejuicios y perjuicios frente a esta escritora por su carácter mediático. Quizás muchos llegamos así a sus obras, por cualquiera de las dos caras de esta situación. Una novela de fácil y entretenida lectura pero también de fácil olvido. Yo, por ejemplo, ya la había leído con anterioridad y en esta ocasión ha sido casi como leerla de nuevas. Sin embargo, otras obras suyas como El testigo invisible me dejó mucho mejor recuerdo e imagino que ha dejado más “poso” y la recomendaría antes si te inicias con esta autora.

jueves, 8 de diciembre de 2016

París-Austerlitz – Rafael Chirbes



Llegué a Chirbes tras su fallecimiento, confieso que no recordaba haber oído hablar de él antes, ni tampoco recordaba haber leído ninguna de sus obras.

Y para poner remedio empiezo por su última novela: París-Austerlitz, una novela póstuma escrita a lo largo de veinte años y en la que nos presenta un mundo bastante decadente, un París de finales del siglo pasado, quizás no el que estamos acostumbrados a imaginar cuando pensamos en él, o quizás aquel que lo hizo tan famoso al principio del siglo pasado visto desde la cercanía, sin el embrujo de los artistas famosos que allí vivieron.
Una historia que muestra una de las caras de la plaga de finales del siglo pasado a la que hoy se le ha perdido el miedo. Nos presenta una relación donde priman las diferencias: edad y clase social, diferencias que parecen no importar en los momentos de felicidad, en los momentos en los que Michel acoge a un joven pintor español que quiere iniciar una carrera, una vida por si mismo, lejos de todo lo que conoce, en la ciudad soñada por cualquier artista.
Chirbes nos cuenta toda la historia desde los pensamientos de este joven pintor en uno de sus momentos más difíciles, sus dudas, sus fracasos, quizás su traición.
…sufre cuando te ve, le traes los recuerdos, echas sal en la llaga. Me marchaba de allí sin volver la cabeza…
Pero también conocemos a Michel, aunque siempre desde la parcialidad de sus recuerdos, de aquello que él conoció. En uno de los momentos más dramáticos y de aquellos otros que trae el recuerdo, momentos de un comienzo, de alegría, de vivir pensando solo en el presente.
Una novela corta, pesimista quizás, que muestra una realidad tan frecuente, diferencias que terminan haciendo daño, diferencias a la hora de vivir una relación, narrado de una forma espectacular desde los pensamientos de uno de sus protagonistas, contado como podríamos justificar cada día historias de nuestra vida, difícil de llevar de forma tan magistral a las páginas de un libro.