domingo, 15 de julio de 2018

Los días iguales – Ana Ribera


Un libro que llega a mi blog gracias a otro blog, el de la autora: Cosas que (me) pasan que desde hace tiempo disfruto.


Un libro que cuenta una realidad poco conocida, la de las personas con depresión, una enfermedad difícil de entender, difícil de creer.

La depresión dejaría de ser un tabú y los enfermos encontrarían más comprensión en su entorno si sus síntomas fueran espectaculares e incapacitaran por completo al paciente, si cayera como un mazazo y cualquier mañana no pudieras levantarte de la cama y, además, tu piel se hubiera vuelto azul, tuvieras llagas en las plantas de los pies… Nadie pensaría que finges la piel azul, pero mucha gente cree que se puede simular una depresión porque no sabe como duele y el dolor que causa no se ve hasta que, muchas veces, es demasiado tarde.
Una radiografía de esta enfermedad contada con detalle, con un lenguaje cercano, que nos abre los ojos a una realidad que es más frecuente de lo que podríamos imaginar y que está muy cerca de todos, incluso de los que nos creemos a salvo.  

Sé que no me curé por escribir y no creo que la escritura sea un recurso para todo el mundo ni mucho menos. No sé absolutamente nada sobre el valor terapéutico de la escritura… Simplemente me sirvió, fue algo a lo que agarrarme para no hundirme.
No es un manual de autoayuda, no es un libro que tenga la clave para salir de una depresión…, es un libro que nos pone sobre la mesa esas frases que con tanta frecuencia se utilizan cuando alguien cae en una depresión: sé fuerte, tienes que hacer un esfuerzo, si pones de tu parte…, anímate.  Caer en una depresión, una frase hecha que ya dice mucho de cómo vemos esta enfermedad. ¿Y su banalización? ¿Cuántas veces oímos “estoy deprimido” “es deprimente”?  Aquí acaba lo fácil y empieza la realidad, su realidad, que supera con creces a la ficción.

Sufrir una depresión es tener más miedo del que has sentido en toda tu vida, más miedo del que pensabas que podías sentir ¿Y qué te da miedo? Me da miedo vivir.


domingo, 24 de junio de 2018

El intérprete del dolor – Jhumpa Lahiri


Un libro de relatos leído en el club de lectura Escuela de Mandarines para despedir el curso. Una autora de origen indio, país del que llegan pocas de mis lecturas. He disfrutado mucho con estos cuentos en los que el final llega de forma coherente en intensidad con el resto del relato. Temas que se repiten igual que en la vida de cada uno. La nostalgia por otra cultura, la de un país que se tuvo que dejar atrás, a veces incluso, fue otra generación la que tuvo que dejarlo atrás. La infancia, vista desde una madurez desconocida en nuestra sociedad actual. Las relaciones de pareja, sobre todo aquellas que llegan dentro de unas costumbres que no se cuestionan. Y sobre todo los tiempos, unos tiempos pausados, historias que llegan a lo más hondo sin que apenas te des cuenta.
UNA ANOMALÍA TEMPORAL.
Una joven pareja en un momento difícil de su vida. Él nos relata unos cortes de luz a las 8 de la tarde mientras arreglan el tendido eléctrico. Momento que trae lo mejor del día, lo mejor de muchos días. Y, sin embargo, esa oscuridad puede traer también mayor oscuridad, sobre todo al desaparecer.
CUANDO EL SEÑOR PIRZADA VENÍA A CENAR.
Emigrantes, una guerra tan cercana vivida desde kilómetros de distancia, el pasado de la familia visto desde los ojos de una niña. Una niña que aprende a reconocer a aquellos que son y que no son como su familia en el día a día de este, su mundo, nuevo y anclado en las costumbres de otros que llegaron a él.
EL INTÉRPRETE DEL DOLOR.
Relato que da nombre al libro. Una vez más la historia de una familia de origen indio afincada en Estados Unidos, en esta ocasión de visita en India. Unas costumbres de otra generación vistas desde los ojos del turista. La interpretación de un mismo hecho, aquel que para unos es extraordinario y para otros es solo un medio de vida no buscado.
El señor Kapasi también la observaba, consciente de que aquella sería la imagen de la familia Das que guardaría para siempre en la memoria.
UN DURWAN DE VERDAD
Boori Ma, la mujer que barría la escalera,… vuelvo de nuevo a El callejón de los milagros, esta vez en esta escalera donde cada uno tiene su papel, donde cada uno conoce un presente y sueña con un pasado y un futuro mejor. Donde en un momento las relaciones vecinales cambian. Donde es fácil sacar conclusiones precipitadas.
SEXY
Paralelismo entre relaciones de pareja. Distintos puntos de vista según el protagonismo que le ha tocado vivir al personaje en cada una de ellas y, sobre todo, el punto de vista de un niño que llega a conclusiones tan certeras, tan certeras y a las que un adulto se permite pensar que solo es a otros… Una misma palabra con un significado tan distinto según quien la pronuncie para ti.
EN CASA DE LA SEÑORA SEN
Una vez más la nostalgia por el hogar perdido. Y los ojos de un niño.
A aquellas alturas, Eliot ya había entendido que cuando la señora Sen decía “casa” se refería a la Indica, y no al apartamento donde se sentaba a trocear hortalizas.
ESTA BENDITA CASA
Costumbres que nos cuentan de un país lejano: Un matrimonio hindú concertado. Un nuevo proyecto, un nuevo hogar. Una mudanza y enseres olvidados de los antiguos inquilinos que llevan a esta pareja a poner sobre la mesa aquello que hará que se conozcan mejor. Una situación inaudita que acelerará un proceso, el que nos llegará también en uno de los relatos posteriores.
EL TRATAMIENTO DE BIBI HALDAR.
El barrio, la comunidad reflejada en los vecinos de un edificio. Una vez más. Una enfermedad desconocida que condiciona todas las relaciones. Y una normalidad que llega con el tiempo, quizás cuando ya ni se esperaba. Una oportunidad para integrarse en esa comunidad que también asume a los diferentes. La imposición de una situación que quizás nos lleve a tomar decisiones inadecuadas. Y aquellas que más lo parecen quizás sean precisamente las que se necesitaban.
EL TERCER Y ÚLTIMO CONTINENTE
Me marché de la India en 1964 con un título de comercio y sin más dinero que el equivalente, en aquella época, a diez dólares de hoy. Una bonita historia sobre integración intergeneracional entrelazada con la vida de aquellos que tienen que alejarse de lo conocido. Con todo, a veces me maravilla pensar en cada kilómetro que he recorrido, en cada plato que he comido, en cada persona a la que he conocido y en cada habitación en la que he dormido. Aunque todo eso es de lo más normal, en ocasiones me parece inaudito.