domingo, 18 de febrero de 2018

Eugénie Grandet - Honoré de Balzac



Un libro recomendado por otro libro: Eugénie Grandet acompaña a Gilles, uno de los protagonistas de Al envejecer los hombre lloran. Me pareció una oportunidad magnífica cuando lo vi en las estanterías de la biblioteca. La edición de Mondadori también ayudó bastante. No pude resistirme.

No sabría decir cual es el verdadero protagonista de la novela, si Eugénie o su padre. Quizás podría decirse que hay dos partes, una primera donde es el padre al que Balzac muestra como protagonista, un protagonista necesario para conocer mejor a Eugénie, una Eugénie que irá tomando las riendas en el libro y en su propia vida a lo largo de las páginas de esta estupenda novela.
Grandet, un padre que gestiona todos los detalles de la casa, los que suponen gastos, desde los alimentos que pueden salir de la despensa hasta cuándo se enciende la chimenea, ha invitado a cenar a dos familias con las que tiene negocios, ellos, por su parte, piensan en un posible matrimonio con Eugénie, la hija de este avaro padre, como puerta a la fortuna de este tonelero francés. Ya en las primeras páginas vamos a conocer la vida de esta familia compuesta por Grandet, su mujer e hija y por Nanon, la leal criada, que forma parte ya de la familia. Una vida, la de Eugénie, sin ninguna comodidad, no digamos lujo, condicionada por un padre que solo piensa en acumular oro, una vida que se ha desarrollado dentro de las fronteras de este pueblo francés donde se enmarca la historia. Es durante esta cena cuando llega el sobrino y primo de los Grandet directamente desde París, llega para pasar un tiempo con sus parientes en el campo. Y ese primo que va a marcar un antes y un después en la vida de Eugénie y también en las esperanzas de los vecinos. Un sobrino al que el tío Grandet intentará alejar lo antes posible al ser una fuente de gastos inagotable. Y ¡qué bien nos describe Balzac! Describe la naturaleza humana, la del XIX, también la de hoy:
Decir: “Ha perdido usted a su padre”, no era nada. Los padres mueren antes que los hijos. Pero en la frase: “Se halla usted sin recursos de ninguna especie”, está condensado todo el infortunio de la tierra.  


Y para conocer más de la obra: Martínez Sanz, H. “EUGENIA GRANDET”, BALZAC. [en línea/Internet] en Retrato Literario: páginas de literatura. Madrid: Héctor Martínez Sanz, junio/2009 [febrero 2018]. Disponible en: https://retratoliterario.wordpress.com/2009/06/25/eugenia-grandet-balzac/

domingo, 4 de febrero de 2018

La mirada de los peces – Sergio del Molino



Primer libro de 2018 del club de lectura Escuela de Mandarines. Un libro, con grandes dosis de autobiografía, que nos narra historia reciente de España homenaje a un profesor de filosofía que quería alumnos que supieran ser críticos. Uno de ellos, del que sacó, al menos, al escritor que llevaba dentro, nos cuenta la historia de Antonio Aramayona, este profesor que hizo que su época de instituto fuera algo distinta a la esperada en un barrio periférico de una gran ciudad. Este profesor con el que mantuvo una amistad. Un profesor activista y mediático que se suicidó en 2016 anunciándolo a sus conocidos con bastante antelación.

La vida se vuelve insoportable si no se pone en forma de novela.

Cuando alguien se ha ido, es difícil no recordar los momentos más significativos que compartiste con esa persona y, como resultado, en Sergio, surge esta novela que bordea la definición del género, un libro que nos trae retazos de ese Sergio, ya escritor, ya periodista, pero sobre todo de esa época de un Sergio adolescente siendo forastero, con su familia, en un barrio de una ciudad industrial. Para los que somos de una generación cercana a la suya, es fácil que lleguen a la memoria recuerdos de esa época de instituto. De instituto de la enseñanza pública, como los que defiende Antonio Aramayona. Una época de inseguridades, de amistad, de primeros amores, de referentes musicales, de pipas con sal.
Un libro donde creemos encontrarnos con un protagonista indiscutible, ese profesor de filosofía personaje, pero que es solo un espejismo, una excusa para llevar a nuestras manos la época en la que formó ese escritor, sus recuerdos de unos pocos años que tanto influyen. Alternando pasado y presenta leemos sobre esta Historia reciente, la de los 90, apenas contada todavía, donde se entremezclan los propios recuerdos.

domingo, 21 de enero de 2018

Berta Isla – Javier Marías



Berta Isla llegó a casa como un regalo, uno muy acertado. Disfruto mucho con los libros de Javier Marías, más que con la historia con la forma en la que está escrita. Y con Berta Isla se ha vuelto a repetir.

Un libro de esperas, de incertidumbres, de la distancia que nos separa de los que más conocemos.
Berta Isla sabía que vivía parcialmente con un desconocido. Y alguien que tiene vedado dar explicaciones sobre meses enteros de su existencia se acaba sintiendo con licencia para no darlas sobre ningún aspecto.
Al igual que en otras novelas de Marías, uno de los protagonistas nos contará la historia, una historia que se inicia en la adolescencia cuando Berta y Tomás se conocen, toda una vida por delante y caminos insospechados que se abren.
Había descubierto que vivir en la certeza absoluta es aburrido y condena a llevar una sola existencia, o a que sean la misma la real y la imaginaria, y nadie escapa enteramente a esta última.
Y Berta vivirá en la certeza un tiempo y de repente llegará la incertidumbre, una incertidumbre que llegará de una forma muy dolorosa, la amenaza vital a un hijo. Un giro inesperado para una vida que ya nunca volverá a la tranquilidad, una vida distinta con la que tendrá que aprender a seguir adelante. Y sigue adelante y podría decirse, cualquiera que la vea en su día a día, que tiene una vida estándar. Y, sin embargo, ¿Qué es una vida estándar?
El anterior septiembre yo cumplí los cuarenta y no di crédito, me sentía mucho más vieja y también mucho más joven, como si fuera una mujer sin edad que ya ha atravesado cuando le tocaba atravesar y en realidad no ha recorrido más que un corto trecho, con la vida simultáneamente acabada y sin empezar del todo.
Y mientras Tomás, también acompañaremos a Tomás, de padre inglés y con gran facilidad para los idiomas. Un agente de su Majestad sin las estridencias de las películas de James Bond. Y de él poco nos podrá contar Berta, será un narrador desconocido el que nos permita acompañarlo en los momentos clave de su vida. Esos que Berta espera conocer algún día.

Una novela ambientada en el Madrid de los años 70, 80…, esa historia de nuestro país tan cercana en el tiempo y tan de otro siglo. Un placer acompañar a Berta en su espera, esa espera contada con calma, la calma, que vista con perspectiva, está presente en la rutina diaria de cada uno, esa calma que pensamos que no existe cuando miramos de cerca aquello que nos pasa.

Del mismo autor en Cuéntame algo…